5 beneficios de los sistemas de monitorización in-ear PSM de Shure. ¡Descúbrelos!

Los sistemas de monitorización personal Shure PSM elevan a un grado superior los 5 beneficios clave de la monitorización in-ear, llevándola a su nivel más avanzado hasta el momento.

Para analizar las extraordinarias ventajas que ofrece serie Shure PSM, lo haremos sobre la base de los 5 beneficios clave de la monitorización in-ear. De esta manera, no solo conocerás las características fundamentales de los sistemas in-ear y los aspectos que marcan la diferencia con las tradicionales configuraciones de monitores tipo cuña sino que, al mismo tiempo, podrás entender de qué manera los sistemas Shure PSM han desarrollado, evolucionado y potenciado al máximo cada uno de estos puntos para llegar a convertirse en líderes dentro de este sector de producto.

Monitorización: la calidad del show depende, en gran medida, de la comodidad de los artistas

Cualquier músico, ya sea profesional o aficionado, que haya tocado alguna vez en directo sabe lo importante que resulta poder oírse en buenas condiciones sobre el escenario. Largas horas de estudio, de ensayos, de trabajo, y grandes ilusiones pueden verse frustradas en un momento por culpa de una monitorización deficiente. Cuántas veces hemos visto en los conciertos a músicos haciendo señas desesperadas al técnico de monitores para que suba o baje referencias, para que les envíe una mezcla en condiciones que les permita tocar de manera confortable. Es pues evidente que la comodidad de los artistas en el directo y, en consecuencia, la calidad del espectáculo, dependen en una medida importante de las condiciones de la monitorización. Para que el binomio músico-técnico funcione como un engranaje perfecto es vital que la mezcla de referencia sea impecable y ajustada a las necesidades de los músicos.

Los monitores de escenario han sido considerados, hasta ahora, como elementos más sencillos, que requieren configuraciones de mezclas menos complejas porque involucran un menor número de señales y necesitan una comprensión menos exhaustiva de la tecnología. No obstante, esto ya no es una realidad. Gracias a la serie Shure PSM, compuesta por los modelos PSM 300, PSM 900 y PSM 1000, puedes acceder a la monitorización in-ear y beneficiarte de sus numerosas ventajas para obtener una experiencia en el escenario más personalizada, segura y con una mejor calidad de sonido, todo dentro de un sistema muy fácil de configurar y operar. Esto último, es una característica importante que distingue a la serie Shure PSM de otros dispositivos in-ear del mercado. Esta facilidad de manejo acerca la calidad y las prestaciones de la monitorización personal de alto nivel tanto a técnicos experimentados como a usuarios amateurs que no quieren prescindir del mejor equipo para sus representaciones en directo.

Uno de los principales inconvenientes relacionados con la monitorización en directo es, sin duda, el que presentan los monitores tradicionales tipo “cuña”. Estos sistemas, más allá de la calidad que puedan ofrecer, irradian necesariamente presión sonora sobre el escenario, algo que en muchas ocasiones puede llegar a provocar numerosos contratiempos como, por ejemplo, mezclas de referencia confusas, problemas de realimentación, entre otros.

“La comodidad de los artistas en el directo y, en consecuencia, la calidad del espectáculo, dependen en una medida importante de las condiciones de la monitorización”.

Los 5 beneficios clave de la monitorización in-ear

1.      Calidad de sonido superior: Los monitores personales in-ear, por sus características, son sistemas potencialmente más versátiles y de mayor calidad que las tradicionales cuñas. En gran medida, esta capacidad de poder entregar un sonido con mejores cualidades es consecuencia directa de su diseño. Al no estar limitados por las condiciones acústicas del entorno, los monitores intraurales ofrecen grandes posibilidades para una monitorización idónea.

Lo primero que se evita al utilizar monitores in-ear es la “batalla de volúmenes” librada entre los instrumentos no amplificados –vocalistas, guitarras acústicas, tecladistas, etc.– y los instrumentos amplificados o de alta sonoridad –guitarras eléctricas, bajos eléctricos o baterías, por ejemplo–. Esta lucha entre músicos, en la que cada uno intenta oírse, deriva siempre en lo mismo: un exceso de nivel sonoro sobre el escenario y esto, como es sabido, es una fuente importante de problemas –referencias confusas, captación de señales no deseadas, enmascaramiento, realimentaciones, entre otros–. Así mismo, el comportamiento omnidireccional de las cuñas a bajas frecuencias puede afectar negativamente a la mezcla de PA. Los sistemas de monitorización personal in-ear Shure PSM eliminan los problemas de ganancia antes de la realimentación, al aislar los monitores de referencia de los micrófonos y, a la vez, se evitan comprometer la señal que llega al público.

Por otra parte, los dispositivos in-ear pueden gestionar señales estéreo, lo que brinda la posibilidad de obtener una mezcla más natural. Esto no solo beneficia a la comodidad del músico sino que, también, a la salud de este, al trabajar con volúmenes más bajos. De esta forma, los músicos pueden disfrutar en vivo de un sonido limpio, con niveles óptimos y calidad de estudio, sin afectar las referencias de los otros músicos y con las máximas garantías.

“La “batalla de volúmenes” entre músicos, en la que cada uno intenta oírse, deriva siempre en lo mismo: un exceso de nivel sonoro sobre el escenario y esto, como es sabido, es una fuente importante de problemas”.

2.      Mezclas personalizables: Sin lugar a dudas, uno de los beneficios que más agradece el músico es la posibilidad de tener un control directo sobre su referencia. Más allá de que, obviamente, el peso de la mezcla de monitores recaerá siempre en el técnico –el músico debe centrase en la actuación–, es muy reconfortante para el músico saber que, si lo desea o lo necesita en algún momento, puede ajustar el volumen general y elegir diferentes mezclas sin necesidad de acudir al técnico.

En los sistemas de monitorización personal Shure PSM, encontrarás un control de volumen en la misma petaca. Si trabajas con una mezcla estéreo, puedes escuchar la misma mezcla en ambos oídos o, si lo prefieres, puedes desplazarte hacia la izquierda y hacia la derecha en caso de que quieras escuchar más o menos en cualquier oído. Al mismo tiempo, la tecnología MixMode® te permite crear y controlar tu propia mezcla. De esta manera, puedes colocar, por ejemplo, las voces y guitarras en un canal y el bajo y los instrumentos de percusión en el otro y ajustar el balance de las distintas fuentes.

Por otro lado, una mezcla personalizada permite también enviar señales específicas a cada músico, por ejemplo, claquetas al batería, mensajes de voz al cantante, información ante cualquier eventualidad, etc.

3.      Portabilidad: Aunque resulte evidente, no está demás recalcar que los monitores intraurales son mucho más sencillos de transportar, algo que no solo facilita la organización y la operativa de los eventos sino que, también, supone un ahorro económico. Un conjunto de monitores de escenario ocupa un volumen y un peso importante, mucho más todavía en eventos grandes. Esto significa una determinada inversión de dinero en transporte y trabajadores. Sin embargo, un sistema de monitorización personal como Shure PSM cabe en un pequeño maletín, algo que simplifica mucho el traslado y montaje. Igualmente, los dispositivos IEM ofrecen la posibilidad de realizar configuraciones limpias y ordenadas, algo muchas veces necesario en lugares que requieren estándares estéticos más sobrios.

4.      Movilidad: Cuando se utilizan altavoces tipo cuña, el músico tiene limitada su movilidad, ya que debe mantenerse dentro del “punto dulce” del altavoz, es decir, en la zona donde se obtiene la mejor respuesta del monitor. Lo primero que se pierde al moverse fuera de este eje son, principalmente, las frecuencias más agudas y con ellas una parte importante de la inteligibilidad de la señal. Probablemente, una movilidad limitada no supone un gran problema para el batería del grupo pero puede llegar a ser algo incómodo para el cantante o el guitarrista a la hora de desarrollar una puesta en escena determinada o al intentar interactuar con el público.

Los monitores personales in-ear de Shure son la solución ideal para este problema gracias a que van con el músico a cualquier lugar del escenario, ofreciéndole siempre la misma mezcla, independientemente de las condiciones acústicas del recinto.

5.      Protección y seguridad: El último punto no es, ni mucho menos, algo de menor importancia. Se trata del cuidado de la salud y, al mismo tiempo de la herramienta de trabajo de cualquier músico. Volviendo a lo mencionado en el primer punto, una guerra de volúmenes sobre el escenario expone a los músicos a niveles de presión sonora muy altos, algo que a mediano o largo plazo puede causar daños en el oído. Los dispositivos in-ear ofrecen, a la vez, protección auditiva y una mezcla de audio en buenas condiciones. Dicho esto, debes tener presente que la mayoría de los sistemas de monitorización personal son capaces de producir niveles de presión sonora muy altos, por lo tanto debes usarlos de manera prudente.

Cualquier cantante, además de los oídos, debe cuidar, y mucho, la voz. Cuando un cantante no puede oírse bien a sí mismo tiende a subir la voz. Si por culpa de una mala monitorización sobre el escenario esto sucede a menudo, en poco tiempo puede dañar sus cuerdas vocales. También en este aspecto, los monitores in-ear son una solución extraordinaria. Al oírse con claridad, sin tener que gritar por encima de otros instrumentos amplificados, el músico puede disfrutar de su trabajo a la vez que cuida su voz.

“Cuando se utilizan altavoces tipo cuña, el músico tiene limitada su movilidad. Los monitores personales in-ear son la solución ideal para este problema gracias a que van con el músico a cualquier lugar del escenario, ofreciéndole siempre la misma mezcla”.

Próximamente publicaremos una introducción a la familia PSM de Shure. 

Para más información, podéis contactar con marketing@earpro.es.

 

 

Be social! Share!